Media hora de caminata al día para ayudar al cerebro

El proceso de envejecimiento, al mismo tiempo de traernos más sabiduría, conlleva una serie de cambios corporales y conductuales que, sea como sea, llevarán a ciertas modificaciones en nuestra conducta producto del debilitamiento de algunas funciones cognitivas. El pensamiento se hace más lento y las ideas ya no fluyen con la suficiente rapidez como lo hacían décadas atrás.
 
La memoria, asimismo, se vuelve mucho más débil y recordar eventos se hace más difícil, sobre todo sin estos han ocurrido hace poco tiempo. De hecho, para los adultos mayores resulta mucho más fácil echar memoria sobre situaciones suscitadas muchos años antes, aspecto también evidente en ciertas enfermedades neurológicas donde el Alzheimer parece ser la más seria y la más temida de todas.
 
Ahora bien, al momento de nacer, todos llegamos al mundo con cierta carga cerebral dada por nuestros antecedentes genéticos y por la forma en cómo nuestra madre se alimentó, cómo pasó el embarazo y si fue una experiencia agradable o no. Esta carga cerebral es algo así como el juego de cartas con que nos presentamos al mundo: si es un buen set de naipes, seguramente tendremos mejores resultados en la vida y si no, quizás sea un poco más complicado, pero aún tenemos una salida alternativa.
 
 
Claramente, no basta con una buena “carga cerebral” de nacimiento sino también con la forma cómo jugamos esas cartas que traemos de nacimiento. Un buen entrenamiento, contar con estímulos positivos y no dejar que el cerebro se vaya atrofiando sin someterlo a ejercicios continuos es igual de importante a los factores genéticos que tengamos.
 
Sea como sea, el proceso de envejecimiento nos afectará a todos por igual y, a unos más a otros menos, se nos hará más complejo ir soplando velas y darnos cuenta que las cosas ya no son como antes. La buena noticia al respecto es que al menos media hora de caminata diaria es el mejor remedio de todos. Junto con cuidar nuestro corazón y entregarnos una mejor salud a nuestro sistema circulatorio, caminar es la mejor ayuda que le podemos brindar al cerebro. Previene el Alzheimer, mejora el rendimiento intelectual y ayuda a que nuestra memoria se mantenga siempre en buen estado. ¿Medicamentos? ¿Para qué? Si con media hora de caminata al día estaremos protegiendo nuestro cuerpo de mejor forma.

Las mejores semillas para cuerpo y mente

Últimamente el uso de semillas está creciendo. Diferentes productos, como yogures o cereales, están añadiendo semillas para conseguir un resultado más saludable. ¿Qué hace que las semillas sean saludables? ¿Qué efectos tienen?

Semillas de cáñamo

Las semillas de cáñamo fortalecen la salud cardiovascular y el sistema inmune. El cáñamo contiene 9 aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo no puede producir, por lo que podemos hablar de un superalimento. La ingesta de semillas de cáñamo produce una regeneración de la globulinas que tenemos en la sangre, por lo tanto también son buenas para el sistema renal y el funcionamiento de los riñones.

Semillas de lino

Las semillas de lino son ideales para el sistema digestivo. Ayuda a inhibir el apetito, lo cual nos ayuda a perder peso. Tiene ácido graso esencial como el AAL, un antiinflamatorio que nos ayudará  rebajar el hinchazón después de un banquete. También es recomendable para las personas con problemas intestinales, ya que sus niveles de C-Reactiva (CRP) nos ayudarán a mejorar nuestro tránsito intestinal.

Pipas de calabaza

Este tentempié es rico en proteínas. 100 gramos de pipas de calabaza crudas pueden dar el 54% de las proteínas necesarias al día. Para los veganos o vegetarianos cuyas dietas habitualmente tienen carencia de vitamina B, las semillas de calabaza son un complemento 100% vegetal que pueden suplir esa carencia. Además, contiene triptofato, un compuesto que nos ayuda a mejorar el humor.

Granada

Las semillas de granada son una fuente de antioxidantes que regeneran las células de nuestro cuerpo. Estos antioxidantes atacan a los radicales libres que producen un envejecimiento prematuro de los tejidos y de la piel, y por lo tanto, hace que la sangre fluya sin problemas. También es una fuente de vitamina C, la cual nos ayuda a disminuir los dolores de cabeza y es baja en calorías.

Sésamo

El sésamo contiene dos sustancias que no se pueden encontrar en ningún otro alimento: la sesamina y la sesamolina. Estas dos sustancias son buenas para controlar el colesterol y para prevenir la hipertensión. Aquellas personas que sufran anemia, o para las mujeres que durante el ciclo menstrual tengan la tensión baja, deben saber que el sésamo, también llamado ajonjolí en algunos países, es una fuente de hierro.

Comino

El comino es carminativo, es decir, reduce la expulsión de gases y fomenta el tránsito intestinal. Se puede tomar en infusiones o aplicar de forma cutánea en ungüentos. Tiene propiedades relajantes que nos ayudarán a conciliar el sueño. No es recomendable para niños menores de 6 años o para embarazadas.

Semillas de amapola

Las semillas de amapola son las más versátiles. Quedan bien con postres, sopas y platos dulces o salados. Las semillas de amapola, como las de calabaza, son fuente de vitamina B, con lo cual son recomendables para dietas bajas en carne o pescado y tiene un origen 100% vegetal. Las semillas de amapola, además, ayudan a defender as defensas y tienen propiedades relajantes.

Semillas de chía

Las semillas de chía se recomiendan para la mejora de las articulaciones y las enfermedades coronarias. Esto es debida a a que tienen ácido alpha- linoléoico, un tipo de Omega 3 que está asociado con la regulación de la grasa en la sangre.  Tienen mucha proteína, antioxidantes y vitaminas que nos ayudan a que la sangre fluya mejor. No tienen gluten, por lo que los celiacos también pueden tomar estas semillas.

Aromaterapia: una técnica milenaria

Aromaterapia proviene del griego aroma, ‘aroma’ y therapeia, ‘atención’, ‘curación’. Es una técnica que procede de la medicina alternativa y que utiliza esencias de aceites muy concentrados de plantas. Estos aceites esenciales no son ingeridos, sino que se inhalan o se aplican sobre la piel. Además, existen muchos escritos antiguos que describen estos aceites esenciales como  milagrosos.
 

Los aceites esenciales en las primeras civilizaciones

 
Desde hace siglos, los aceites esenciales han formado parte de las terapias más usadas. Chinos, egipcios, hindúes, griegos y romanos utilizaron estas esencias ultra-concentradas en la cosmética, en perfumes y en la medicina. En Centroamérica las esencias de plantas y flores fueron muy usados en infusiones para baños corporales.
 
La escuela de aromaterapia más antigua nace en la España hispano-árabe de los siglos IX, X y XI. Es estos siglos, en España confluían las culturas cristiana, judía y musulmana. La sinergia de diferentes culturas y conocimientos atrajo a muchos intelectuales y sabios europeos que aprovechaban el camino de Santiago para ver las innovaciones que estaban produciéndose en la península Ibérica. Según los escritos de aquellos siglos, los alquimistas que utilizaban esencias para objetivos curativos pensaban que el aceite era “el alma de la planta”.  Cuánto más puro fuera, mejor sería para la curación.
No fue hasta los siglos XVIII y XIX  que los científicos fueron capaces de identificar muchos de los compuestos o principios activos de la química vegetal. El estudio a fondo de los aceites esenciales mejoró las medicinas de la época. También ayudó a aislar los elementos venenosos o nocivos para la salud que las plantas tenían, perfeccionado la técnica.
 
 

La aromaterapia moderna

 
En 1920, el  químico francés René-Maurice Gattefossé descubrió que el aceite esencial de lavanda tenía grandes propiedades medicinales sobre las quemaduras . Fue tratado con la medicina tradicional sin resultado y ya gangrenada pidió que se le aplicara aceite esencial de lavanda.
 
Posteriormente, el Dr. Jean Valnet, un cirujano de la armada francesa durante la Segunda Guerra Mundial, utilizó los aceites esenciales para curar a los soldados heridos en combate y también a los pacientes de un hospital psiquiátrico. En 1964 publicó un libro llamado Aromathérapie, considerado todavía como la “biblia de la aromaterapia”. En esta obra Valnet cuenta cómo de la medicina clínica tradicional da el paso hacia esta técnica de la medicina alternativa. Al principio Valnet no estaba totalmente seguro de su eficacia. Sin embargo,  el trabajo que hizo con los enfermos del frente cambió totalmente su perspectiva.
 
En los años 50, la bioquímica y terapeuta de la belleza austríaca Margarita Maury creó las primeras clínicas de aromaterapia. Fue en una localidad de la Bretaña francesa. En ese mismo lugar se empezaron a  utilizar  aceites esenciales en el masaje terapéutico. Después de aquello, algunos fisioterapeutas, enfermeras, masajistas, cosmetólogos, médicos y otros profesionales de la salud comenzaron a utilizar los aceites esenciales como alternativa a los antibióticos tradicionales.
 
 

Esencias y sus beneficios en el cuerpo

 
Cada esencia de la aromaterapia puede ser utilizada para diferentes funciones.
 
  • Efecto relajante: aceite de lavanda y de sándalo.
  • Efecto cicatrizante para la piel: aceite de rosa mosqueta y de árbol de té
  • Para problemas respiratorios: aceite de eucalipto y de albahaca.
  • Efecto antidepresivo: aceite de clavel, geranio, bergamota y de naranja.
  • Estimuladores de la mente: aceite de pino, menta y cardamomo.

¿Cómo elimino el dolor de cabeza?

Las migrañas son  un problema muy frecuente hoy en día. Esto puede resultar un agobio ya que pueden aparecer en el momento más insospechados o puede, en caso extremos, llegar a convertirse en dolencias crónicas. El dolor de cabeza puede ser producido por diferentes factores:
  • Esfuerzo físico: Puede producirse por levantar mucho peso con un mal movimiento que ha necesitado un esfuerzo extra de nuestra musculatura o articulaciones. También puede producirse por un esfuerzo extra de la visión dado el tiempo que estamos frente a la pantalla del ordenador.
  • Estrés: El estrés contrae los músculos, además de crear un sobre esfuerzo en la cabeza y en los procesos neuronales.
  • Insomnio: La falta de descanso o no dormir bien durante mucho tiempo aumenta los dolores de cabeza.
  • Problemas de postura: Es un daño que le hacemos a nuestro cuerpo sin darnos cuenta. La postura es algo difícil, pero no imposible de cambiar. La tenemos totalmente integrada en nuestra rutina.

No se recomienda dejar pasar el dolor de cabeza. Aunque parezca que es un daño que “no es para tanto”, puede esconder problemas más graves que está padeciendo el cuerpo. O, por otra parte, puede ser el preludio de algo más grave.

 

Aliviar el dolor de cabeza

 
Hay muchos medicamentos en cualquier farmacia que podrán aliviar nuestro dolor de cabeza. El paracetamol o ibuprofeno son los favoritos. Sin embargo, estos medicamento sólo atajan el problema de una forma superficial. Pueden acabar con el dolor un día o en un momento puntual, pero si se vuelve crónico, hay que observar el origen del problema.
 
Si el dolor de cabeza se extiende en el tiempo, prueba con lo siguiente:
  • Intenta alejarte y relativizar los problemas para rebajar el estrés.
  • Ingerir alimentos ricos en potasio. A veces, el dolor de cabeza nace por la falta de este elemento. Otras veces, el problema puede ser tensional, y en ese momento se recomienda alimentarse de productos ricos en azúcares o sal ( sin caer el los alimentos altos en grasas saturadas)
  • Beber agua. En casos de deshidratación, también pueden darse migrañas.
 

Remedios naturales

 
  • Agua caliente. Puedes poner una bolsa térmicas con agua caliente para rebajar la tensión de los músculos al rededor del cuello. Se pueden añadir sales de lavanda, creando un aroma relajante. 
  • Música relajante. Si el problema es el insomnio, prueba a introducir música relajante en el proceso del sueño. Verás cómo mejora.
  • Manzanilla. La infusión de manzanilla tiene propiedades anti-inflamatorias. Esto es beneficioso para rebajar la tensión de la cabeza.
  • Masaje. Puedes masajear el cuero cabelludo, la frente, el cuello, las sienes, en las cejas o debajo de los ojos. Sólo debes presionar ligeramente con la yemas de los dedos hasta que notes cómo se relaja la zona deseada.
  • Tomar aceite de oliva. El aceite de oliva es un potente antioxidante que elimina los radicales libres que producen el envejecimiento de las células. Esto nos ayudará a tener una mente más despejada y joven.
  • Tomar fruta. La fruta fresca, al consumirse de una forma muy fría elimina el hinchazón de la cabeza. Además, nos llena de vitaminas muy beneficiosas para nuestro organismo.

En que casos se puede usar la homeopatía

Los remedios homeopaticos son un sistema de curación natural, terapéutico y no tóxico que asiste en la capacidad inherente del cuerpo para curarse a sí mismo. Los medicamentos homeopáticos o “remedios” utilizan cantidades muy pequeñas de sustancias vegetales, minerales o animales para estimular la capacidad de curación innata de una persona y para fortalecer todo el sistema.
 
Los remedios homeopáticos son particularmente eficaces para la depresión, ansiedad, alergias, infecciones, problemas ginecológicos, enfermedades de la piel, problemas digestivos, y una variedad de condiciones crónicas y agudas incluyendo resfriados y la gripe.
 
La medicina natural va más allá de diagnosticar un solo síntoma y en su lugar se centra en un tratamiento integral. Si usted ha sufrido de dolor crónico durante años o tiene problemas de salud, la medicina homeopática puede ser una opción viable para que se sienta mejor y viva de forma más saludable.
 
 
Las condiciones comunes que se tratan a través del tratamiento homeopático van desde el resfriado común y la gripe hasta el dolor crónico y otros problemas a largo plazo. Estas son algunas de las enfermedades más destacadas que pueden recibir este tratamiento:
 
  • Desordenes digestivos
  • Alergias y el asma
  • Fatiga
  • Control de peso
  • Depresión
  • Artritis
  • Cáncer
  • Trastornos del sueño
  • Adicciones
  • Diabetes
  • Presión arterial alta y colesterol
  • VIH / SIDA

 

Además de encargarse de los asuntos inmediatas, el médico homeópata debe ejercitar un enfoque integral de la salud de la persona. Al acudir a un profesional de este tipo, debemos estar preparados para discutir aspectos de nuestra vida que no necesariamente se asocian con nuestra salud física, incluyendo el estrés, la dieta, los hábitos de sueño, el trabajo y la vida social, y otros aspectos relacionados con nuestro estilo de vida.
 
 
En la medicina natural, el paciente es el mejor socio o aliado de su propia salud. El médico simplemente ayuda a elaborar un plan que podría incluir tratamientos directamente en el centro homeópata, así como sugerir cambios en el estilo de vida que la persona puede implementar por su propia cuenta.

Los beneficios de la música para el cerebro

Si bien todos sabemos que la música constituye toda una experiencia enriquecedora para nuestro cerebro y conducta, lo cierto es que hay una enorme diferencia entre escucharla y ejecutarla. Mientras escuchar ciertas piezas musicales estimula ciertas áreas de nuestro cerebro y nos sumerge en un determinado estado mental y emocional, interpretar algún instrumento musical representa una actividad que nos lleva incluso a modificar nuestra estructura cerebral abriendo nuevos horizontes en nuestra vida.

Los beneficios de aprender e interpretar música son variados y, cómo no, siempre conviene poner atención a este tipo de cosas si por alguna casualidad se nos ocurre darnos el tiempo para ejecutar alguna pieza por nuestra propia cuenta.

  • Aprender las notas musicales y reconocerlas en los distintos sonidos agudiza nuestros sentidos y nos provee una nueva capacidad de adaptación al medio, donde el cerebro ejerce un mayor control.
  • Está demostrado que los músicos poseen una corteza cerebral más grande que quienes no saben tocar algún instrumento. En este sentido, la cantidad de conexiones neuronales de alguien que sepa ejecutar alguna pieza musical es sustancialmente mayor a la de una persona que no conoce de música.
  • Aprender música eleva nuestros umbrales de abstracción, permitiéndonos ver nuevas salidas ante potenciales problemas y estimular así la creatividad en todos los sentidos.
  • Saber interpretar un instrumento mejora la plasticidad cerebral y eleva la capacidad cognitiva de los sujetos.

¿Se nace o se hace un músico?

Aunque la frase “tener dedos para el piano” apunta a un hecho algo más genético de las habilidades musicales, no hay datos que sugieran la supremacía de la herencia genética en este sentido. Y si bien sí hay una correlación positiva que señale que si nuestros familiares han sido músicos nosotros seguramente tendremos dotes al respecto, tampoco es menos cierto que quien no posea estos antecedentes familiares no pueda aprender música. Mientras existan las ganas, el trabajo constante y el gusto por el instrumento en cuestión o la disciplina en general, siempre se podrá aprender a interpretar música.

Las clases de música repercuten en el desarrollo del cerebro

Un reciente estudio desarrollado en la Universidad Northwestern de los Estados Unidos sugiere que la instrucción musical a nivel escolar incide en el mejoramiento de las respuestas del cerebro al sonido así como también agudizar el oído y pulir las habilidades de lenguaje.
 
En el estudio, se trabajó con un grupo de 40 estudiantes de secundaria de la ciudad de Chicago, quienes asisten a colegios donde la mayoría de los alumnos pertenecen a familias de bajos ingresos económicos. Así, durante 3 años, los jóvenes participaron de la investigación que duró hasta el último año de su educación secundaria.
 
Para ello, el grupo de jóvenes se dividió en 2, donde una mitad participó durante los tres años en talleres de entrenamiento del Cuerpo de Oficiales de Reserva Junior (ROTC) mientras que la otra mitad asistió a talleres de música, ambos dictados dentro de sus respectivos colegios.
 
 
Al finalizar las pruebas y tras analizar la información recopilada durante todo este tiempo, se reveló que el grupo que asistió a los talleres de música evidenció una madurez más rápida y acabada en relación a la respuesta cerebral al sonido y una sensibilidad ante los detalles de éste.
 
Del mismo modo, si bien todos los jóvenes mostraron progresos lingüísticos, nuevamente los jóvenes que cursaron los talleres musicales pudieron desarrollar mejores habilidades en este plano que los del grupo que asistió a los talleres de ROTC.
 
 
Las conclusiones ponen de manifiesto la importancia de las clases de música dentro de la malla curricular secundaria, añadiendo que si bien quizás no se consiga formar grandes maestros del área, sí se fomentará el desarrollo cognitivo en otros aspectos que les permita a los estudiantes rendir de mejor manera en su vida académica no sólo en el colegio sino también en los cursos superiores.

Frutos rojos, verduras y pescado: la dieta neurológica

Más que el deterioro físico, el desgaste neurológico es el más temido de todos. Inevitablemente, nuestro cerebro también sufrirá con el embate de los años y, como buen músculo, su actuar se hará más lento y pausado conforme pase
 el tiempo. Para combatir esto, no existen ni pomadas mágicas ni cirugía plástica que nos permitan lucir un cerebro juvenil durante toda la vida sino, sencillamente, el autocuidado y sobre todo la buena alimentación, base de la salud neurológica.
 
De acuerdo a la Sociedad Española de Neurología, una buena protección de nuestro sistema neurológico tiene su base en una alimentación balanceada donde las verduras, los frutos secos, algunas especias y los pescados son protagonistas. “Potenciando el consumo de estos alimentos, con un poco de vino y uniéndolo al ejercicio físico y al fomento de las relaciones sociales estaremos creando una excelente dieta neurológica que ayude a nuestro cerebro”
 
En estricto rigor, la dieta mediterránea viene a ser la mejor en este sentido, por lo que en países como España o toda Sudamérica no debiera ser difícil conseguir estos alimentos que, además de ser relativamente económicos, fortalecen de gran manera la salud de nuestro cerebro permitiendo su elasticidad y ayudando a que el desgaste propio del paso de los años sea significativamente menor.
 
 

Reduciendo los riesgos

Considerar dentro de la dieta el consumo de ácidos grasos poliinsaturados como el Omega 6 y el Omega 3, presentes en ciertos vegetales, el pescado azul y los frutos secos ayudará a reducir los riesgos de sufrir graves enfermedades neurológicas como el Alzheimer y la esclerosis múltiple, al mismo tiempo de fortalecer a nuestro organismo y generar una especie de barrera protectora del cerebro.
 
Muchos estudios avalan los beneficios de una dieta que contemple estos alimentos, los cuales actúan directamente en las membranas celulares así como también proporcionarnos un mecanismo natural antiinflamatorio y, lo más significativo, reduciendo el colesterol malo y aumentando el colesterol bueno.
 
 

No descuidarse durante el verano

 
Durante la época estival, las personas suelen descuidar su alimentación dando paso a dietas que mejoran el aspecto físico tonificando los músculos o, caso contrario, comiendo de todo pues el relajo propio de la estación del año así lo permite. Sin embargo, el sólo hecho de considerar dentro de la dieta a estos alimentos que, dicho sea de paso, son sumamente fáciles de conseguir, será un hecho que beneficiará a todo el organismo y, cómo no, no solamente brindando un mejor entorno para el cuidado físico sino por sobre todo, potenciando la salud neurológica.
 
 

El romero ayuda a mejorar la memoria

Utilizado como aderezo en la cocina durante siglos, el romero no es sólo aquella hierba aromática que deja un mejor sabor a las comidas sino que, además, es uno de los mejores evocadores de la memoria que existen. No por nada el mismo Shakespeare mencionaba al romero en Hamlet, donde Ofelia le daba una rama a su hermano laertes para que pueda recordar.
 
Y aunque el estudio que da cuenta de las grandes propiedades del romero para la memoria ya tiene cierta data, nunca está de más evocar estos recuerdos y traerlos al presente como una ayudamemoria para quienes lo necesiten.
 
En rigor, se trata del olor del romero el que posee estas propiedades que ayudan a mejorar sustancialmente la memoria. O al menos esto es lo que científicos de la Universidad de Northumbria, en Newcastle, Inglaterra, descubrieron en un estudio realizado hace algunos años atrás, donde incluso llegan a decir que oler romero permite aumentar la memoria en hasta un 75%.
 
 

Olor a romero significado: recuerdos pasados, cotidianos y a futuro

 
Sin embargo, no se trata solamente de algunos recuerdos que tengan que ver más que nada con el pasado, sino también asuntos cotidianos e incluso aspectos académicos: fechas, lugares donde se dejan las cosas, tareas específicas, operaciones matemáticas y así una serie de elementos susceptibles de ser recordados con mayor facilidad si la persona huele unas hojas de romero.
 
En el estudio, se les hizo oler el aroma del aceite esencial del romero a un grupo de personas mientras que a otras, en una sala contigua, estuvieron expuestos en todo instante a un olor neutro. Así, quienes fueron sometidos a oler el aroma de esta hierba, mostraron en su sangre mayores niveles de cineol, un compuesto que se encuentra en el romero y que también resulta ser el responsable del rendimiento cognitivo y de las capacidades mnémicas de los individuos.
 
Siendo una planta tan fácil de encontrar y al mismo tiempo tan fácil de reproducir en los jardines, ¿por qué no probar, en una jornada de estudios, tener una ramita de romero siempre a mano? No se pierde nada con intentarlo.

Los beneficios psicológicos del sauna

Desde antes de Cristo los baños en aguas termales, aguas medicinales, SPA y beneficios del vapor eran muy conocidos. Por ejemplo, los romanos y griegos que tanto cultivaban sus cuerpos y mentes solían tomar baños de vapor frecuentemente y lo hacían a solas o en grupo. La verdad es que este ancestral conocimiento está muy bien fundamentado y hoy en día se sabe que los vapores medicinales de las saunas tienen contundentes beneficios para la salud física, para la apariencia y para la salud mental de las personas que los usan.
Más allá de reducir medidas, de mejorar la presión sanguínea,  de lucir una piel más joven y tersa, de mejorar la digestión, la respiración, el sistema linfático y las defensas, el uso de las saunas tiene beneficios psicológicos que han ayudado a los pacientes a mejorar los tratamientos de terapias o de medicación para poder llevar una vida normal y feliz. Muchas veces los pacientes que requieren beneficios psicológicos prefieren la sauna portátil por su practicidad y posibilidad de usarse desde casa o cuando se sale de viaje.
 
Entre otros, los síndromes y enfermedades psicológicas que pueden tener alivio con la sauna a vapor son:
 
  1. Estrés
  2. Trastorno de ansiedad.
  3. El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
  4. Trastorno de pánico: sensaciones repentinas de terror sin un peligro aparente.
  5. Depresión
  6. Insomnio
  7. El trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  8. Complejo de inferioridad
  9. Baja autoestima
  10. Depresión
  11. Fobias
  12. Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)
  13. Paranoia
  14. Anorexia
  15. Bulimia
  16. Déficit de atención

 

La sauna es un coadyuvante efectivo para el tratamiento médico de este tipo de enfermedades, ya que los vapores calientes inducen a la liberación de endorfinas. Con esto los pacientes se sienten más felices y relajados. Sin embargo, es importante aclarar que el tratamiento con la sauna no reemplaza la terapia psicológica o el tratamiento psiquiátrico que el paciente pueda necesitar, ya que representa, no una alternativa, sino más bien el complemento ideal para los pacientes.
 

Uno de los beneficios psicológicos destacables que el vapor brinda es el estado de relajación profunda que ayuda a eliminar estrés y ansiedad, y a conciliar el sueño de forma más efectiva y rápida a las personas que sufren de insomnio por estrés o por ansiedad. Después de una sesión de sauna, las personas se sienten limpias, relajadas, livianas y tranquilas, lo que favorece un momento de descanso placido.

 
Por otra parte,  los pacientes con depresión, trastornos alimentarios o con complejos de inferioridad también pueden sentirse visiblemente beneficiados con el uso frecuente de la sauna. Esto se da no solo por la liberación natural de hormonas que permiten estar en estados de tranquilidad y placidez sino también por la mejoría física que su uso trae como efecto adicional. Los resultados tras varias sesiones con saunas en el mundo coinciden en que los pacientes experimentan una reducción de peso, más tersura, hidratación y limpieza en la piel y, en general, más bienestar y vitalidad, lo que afecta positivamente en los trastornos relacionados con la falta de autoestima y seguridad en uno mismo.
 
Los pacientes con déficit de control o de concentración se verán mucho más tranquilos después del uso de la sauna por la regulación de hormonas fundamentales en los procesos mentales tales como serotonina y noradrenalina, que les permitirán tener una calidad de vida mejor y estados más normales en sus ambientes diarios. La liberación de estrés y la relajación física y psíquica resultantes de una sesión de vapor ayudan al individuo a controlar sus emociones, evitando así  la irritabilidad, el mal humor y los pensamientos negativos.

 

Sauna portátil

 
La sauna portátil  es más cómoda y fácil de usar que una sauna normal y trae también los beneficios psicológicos que esta última lleva aportando a la humanidad durante siglos. La temperatura controlada de los vapores influye en las terminaciones que están a lo largo del cuerpo humano. Al alcanzar esta temperatura el sistema nervioso provoca una ralentización sensitiva, lo que conduce a una relajación mental y corporal plenas que colocan a las terapias con sauna junto con las terapias de SPA en el top 1 de los tratamiento naturales para reducir el nivel de estrés, la ansiedad y las tensiones del día a día.
 
Los resultados son inmediatos y se prolongan con el uso frecuente de la sauna portátil, lo que va a mejorar la calidad de vida de las personas que puedan usar la sauna desde casa. Los beneficios psicológicos no son de corto o mediano plazo, los beneficios deben ser permanentes y duraderos en el tiempo. Las terapias periódicas con la sauna individual también mejoran la capacidad mental, y de esta forma los pacientes se recuperan físicamente y logran el equilibrio emocional. Al tener estas condiciones, también se aumenta la creatividad, la capacidad de concentrarse, y contribuye a mejorar la memoria y aprender.
 
Como ya hemos comentado, muchas de las condiciones negativas en psicología se deben al estrés y a la baja autoestima, y el uso de las saunas portátiles ataca esos problemas influyendo de dos maneras diferentes. Inciden sobre los neurotransmisores permitiendo la relajación y al mismo tiempo tienen efecto sobre el peso, la piel y la apariencia física.

© 2019 Enciclopedia Navarra

Contacto   Aviso Legal   Política de privacidad y cookies