Efecto placebo trae mejoras a pacientes con Parkinson

Se ha realizado un estudio nuevo en diferentes pacientes que presentan la enfermedad de Parkinson, aquí tenemos la opción de poder ver ampliada la información de lo que conocemos como efecto placebo. Para lograr este estudio se tuvo que utilizar una muestra de 12 diferentes personas con Parkinson, especialmente los que tenían la enfermedad en un estado de moderado a grave, y que además tenían fluctuaciones motoras, la edad media era de 62,4 años y que ya tuvieran aproximadamente entre 6 y 11 años con la enfermedad. Según este estudio los pacientes aseguraban que se sentían mejor si ellos pensaban que se tomaban un medicamento de un costo mayor.

Funciona mejor si el fármaco es caro

Se puede decir que los pacientes presentaron mejoría con respecto a los síntomas de temblores o la rigidez muscular al decirles que estaban tomándose un medicamento mucho más caro de dos diferentes fármacos. De hecho estos medicamentos no eran otra cosa más que solución salina, esta se les suministraba a los pacientes por medio de una inyección, sin embargo a ellos se les dijo que cada dosis de este medicamento costaba aproximadamente 1.500 dólares, y se les dijo que el otro tenía un costo de 100 dólares, pero se les aseguro que ambos podían tener los mismos efectos.Se resalta el efecto placebo en pacientes con Parkinson según un estudio.

Al realizarles una evaluación de todos los síntomas motores que estos pacientes presentaban, tan solo horas después de que se les había suministrado estos medicamentos falsos, la mayoría de ellos mejoraron usando el placebo más caro. Incluso por medio de resonancias magnéticas se pudo ver que el cerebro de los pacientes estaba trabajando diferente y todo dependía del placebo que habían elegido. De hecho era muy similar a como si hubieran tomado levodopa, con respecto a la actividad cerebral de los pacientes que se les dio el placebo de mallor precio.

Gimnasia cerebral para usar el 100 porciento del cerebro

Conservar la salud del cerebro y permitir que las principales funciones mentales se mantengan en orden son los objetivos que buscan cumplir los llamados “gimnasios cerebrales”. Iniciados como parte de un proyecto norteamericano, hoy en día estos centros de entrenamiento del cerebro proliferan por el mundo en respuesta a buscar ese equilibrio entre mente y cuerpo del que se hablaba en la antigüedad: en mente sana, cuerpo sano.

Sofisticados programas de entrenamiento

Así como existen millones de gimnasios dedicados al entrenamiento físico, estos novedosos gimnasios cerebrales no tienen máquinas abdominales ni trotadoras ni pesas, sino herramientas que permiten trabajar con las diversas áreas de la mente. Entrenamiento de la memoria, del pensamiento crítico, de las percepciones y de la reflexión son parte de este sofisticado sistema que cada día gana más adeptos.

Sin embargo, a diferencia de un gimnasio convencional, estos dedicados al entrenamiento del cerebro exigen de sus participantes ciertos requisitos bastante rigurosos. Idealmente, quien debe derivar a las personas a estos centros de entrenamiento cerebral son profesionales del área de la salud mental (psicólogos, neurólogos o psiquiatras) como parte de una terapia integral donde sea necesaria la “gimnasia mental”.

Los programas de entrenamiento de estos tipos de gimnasios son del todo calificados y representan años de estudios e investigaciones. No se trata de simples juegos lúdicos que mantengan ocupada la cabeza sino de complejos sistemas que permiten ir avanzando gradualmente hasta conseguir los objetivos propuestos.

Desarrollo mental para todos

En este sentido, existen diferentes categorías de sujetos susceptibles de ser “tratados” por medio de estos programas: adultos mayores, adultos en edad laboral, jóvenes, estudiantes y preadolescentes. Justamente, estos últimos representan el grupo etario que mayor demanda ofrece hacia estos servicios y donde, por lo general, se trata de casos de pacientes derivados por algún trastorno de déficit atencional.

Asimismo, estos programas de entrenamiento cuentan con la permanente colaboración de complejos sistemas tecnológicos donde, por supuesto, las aplicaciones móviles también tienen cabida. Y es esta simbiosis entre el ser humano y la tecnología la que permite señalar que los gimnasios mentales ya no serán parte simplemente de proyectos puntuales sino que comenzarán a llenar poco a poco los espacios de las grandes ciudades en todo el mundo.

Efectos de una dosis de cocaína en el cerebro

Científicos holandeses de la Universidad de Maastricht comprobaron que basta solamente una dosis de cocaína para alterar el funcionamiento del cerebro. Así, se despeja el mito que sostienen algunos quienes argumentan que para que la cocaína haga efecto se requieren de más dosis y que la primera inhalación no produce nada.
 
En rigor, una sola dosis de cocaína es suficiente para modificar la percepción de las emociones básicas, interfiriendo de gran forma en la capacidad de las personas para reconocer afectos tan sencillos como la tristeza o los celos, los que o bien se exacerban o se reducen bajo los efectos de este poderoso narcótico.
 

Estudio

 
Las conclusiones obtenidas por los científicos holandeses derivan de un estudio en el cual participaron 24 jóvenes de entre 19 y 27 años de edad. Divididos en dos grupos, al primero se le suministró una dosis de 300 mg de cocaína por vía oral y, al segundo (o grupo control), solamente una dosis placebo.
 
Así, aplicadas las dosis correspondientes, cada uno de los participantes fue sometido a un estricto control médico que incluyó pruebas bioquímicas y tests de reconocimiento de emociones faciales con la finalidad de averiguar el efecto de la droga en la percepción de estas: felicidad, tristeza, rabia, miedo y asco.
 

Resultados

 
Tras los estudios, los académicos de la Universidad de Maastricht revelaron que en los participantes que consumieron cocaína se produjeron diferentes alteraciones bioquímicas en el organismo, como el incremento del cortisol (conocida como la hormona del estrés) o la aceleración en la frecuencia cardíaca, además de las ya mencionadas consecuencias en la percepción de los afectos básicos.
 
“Una sola dosis de cocaína afecta la capacidad de un sujeto para reconocer las emociones negativas, como la ira y la tristeza. Esto podría interferir en su capacidad de interactuar en situaciones sociales, pero además puede ayudar a explicar por qué los consumidores de cocaína muestran mayores niveles de sociabilidad cuando están intoxicados, simplemente porque no pueden reconocer las emociones negativas”, señaló Kim Kuypers, miembro del equipo científico que llevó a cabo el experimento.

La muerte de la muerte: La posibilidad científica de la inmortalidad

Según José Luis Cordero, la muerte será opcional en un futuro muy cercano. El ingeniero venezolano comentó en una entrevista en España: “Vamos a ver la muerte de la muerte, que se va a convertir en algo opcional en dos o tres décadas. Vamos a detener el proceso de envejecimiento e incluso seremos capaces de rejuvenecer y determinar la edad biológica óptima, la que se elija.”
 

Modificación del genoma

 
Según este licenciado por el MIT, profesor de la Singularity University y escritor nos relata en su libro que  en 30 años la tecnología avanzará tanto que podremos modificar nuestra edad, siendo más jóvenes en 30 años que ahora mismo. Esto se podrá ejecutar mediante la modificación de células viejas por nuevas y mediante la modificación del ADN. Este rejuvenecimiento de células ya se está dando en los laboratorios. La modificación del genoma también será posible en embriones. Podrán eliminarse los cromosomas que produzcan enfermedades en el futuro del embrión. No sólo se podrán editar los cromosomas dependiendo de las enfermedades, también se podrán editar en relación al aspecto físico del bebé. Cambiar ojos oscuros por claro, modificar el tono del a piel…. Ni Aldous Huxley hubiera imaginado esto.
 
Cordeiro opina que esta tecnología será común en nuestro día a día en una décadas. Si en 1900 un español vivía 32 años de media y en 2017, 71 años, ¿hasta qué edad podremos vivir en una décadas? Aunque hoy en día pensemos que sacar a la calle esa tecnología nos costará siglos, el profesor dice que en los próximos 20 años habrá más avances que en los anteriores 2000. Ahora mismo el envejecimiento se está trabajando como causa inevitable, sin embargo, Cordeiro opina que el envejecimiento debería tratarse como una enfermedad más.
 

Fin del cáncer

 
María Blasco, directora del CNIO(Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) es una de las mayores expertas mundiales en prevención del envejecimiento. Con mosquitas de la fruta se ha logrado extender la vida cuatro veces, y con gusanos, se ha conseguido extender hasta 6 veces. Blasco tiene claro que una buena salud de las células hará que se puedan modificar o tratar más fácilmente. ¿Cómo conseguir que nuestras células sean óptimas? No fumando, cuidando los niveles de estrés y protegiéndonos del Sol. A pesar de que el CNIO ha tenido una subida de presupuesto público, el mecenazgo o el capital privado todavía no supera el 20%.
 
Existen células con una alta tasa de probabilidad de desarrollar cáncer. En el caso del cáncer de mama, existen mutaciones genéticas que indican claramente que la persona corre el riesgo de padecerlo. Es por eso que acciones preventivas, como la extirpación de las dos mamas de Angelina Jolie no sea una decisión descabellada. Sin embargo, existen otros cánceres que tiene menos caros qué mutaciones genéticas los aseguran.
 
Todos estos avances crearán dudas éticas que hay que resolver. ¿Cómo pude afectar elegir el aspecto de los bebés? ¿Existirán super- humanos? Los que no hayan modificado su ADN, ¿serán humanos de segunda categoría? ¿Qué humanos serán los primeros en ofrecerse a cambiar su genética en las primeras investigaciones? ¿Se necesitará una legislación especial para ciborgs? ¿Qué políticas se crearán para gestionar un mundo así?

El efecto McCollough

A pesar de que sus implicancias sean conocidas por todos, lo cierto es que tal como se le concibe desde la ciencia, el efecto McCollough es relativamente desconocido. Curiosamente, si das una vuelta por la web buscando algo de información al respecto, te encontrarás con diversos sitios donde incluso señalan lo peligroso que puede resultar para el cerebro, algo completamente absurdo puesto que la misma autora del mencionado efecto expone en su teoría una especie de “antídoto” para contrarrestar el efecto que produce. Pero, ¿qué es el efecto McCollough?

¿Qué es el efecto McCollough?

 
Corría el año 1965, y la psicóloga norteamericana Celeste McCollough descubrió que, tras mirar durante algunos segundos una rejilla horizontal roja y una rejilla vertical verde, al cambiar la mirada a una rejilla horizontal y vertical en blanco y negro, las bandas horizontales aparecen como verdes y las verticales de color rosa.
 
De esta forma, se registra por primera vez en la historia este curioso efecto visual, llamado así por el apellido de la psicóloga que lo “creó” y que hasta el día de hoy es utilizado incluso como base de ciertas campañas publicitarias en todo el mundo. No obstante, una ola de prejuicios y misterios rondan este efecto, catalogado por muchos como peligroso para el cerebro.

¿Modificación cerebral?

 
Hay sitios en la web que se atreven en conjeturar una supuesta modificación cerebral producida tras ver las rejillas antes mencionadas. Te damos la posibilidad de que compruebes tu mismo y experimentar el efecto McCollough directamente visualizando el vídeo .
 
Afortunadamente, aquello de los peligros para el cerebro y la modificación neuronal que algunos exponen es completamente falso. De hecho, para revertir el efecto basta con mirar las mismas imágenes pero inclinado en 90°, de modo tal que todo volverá a la normalidad.
Aún así, el efecto McCollough puede durar días e incluso meses, por lo que recomendamos cautela si deseas someterte a este cambio en tu forma de percibir los colores. Por supuesto, si te atreves al experimento, cuéntanos cómo te fue y comparte con nosotros y el resto de los lectores tu experiencia.

Los beneficios de la música para el cerebro

Si bien todos sabemos que la música constituye toda una experiencia enriquecedora para nuestro cerebro y conducta, lo cierto es que hay una enorme diferencia entre escucharla y ejecutarla. Mientras escuchar ciertas piezas musicales estimula ciertas áreas de nuestro cerebro y nos sumerge en un determinado estado mental y emocional, interpretar algún instrumento musical representa una actividad que nos lleva incluso a modificar nuestra estructura cerebral abriendo nuevos horizontes en nuestra vida.

Los beneficios de aprender e interpretar música son variados y, cómo no, siempre conviene poner atención a este tipo de cosas si por alguna casualidad se nos ocurre darnos el tiempo para ejecutar alguna pieza por nuestra propia cuenta.

  • Aprender las notas musicales y reconocerlas en los distintos sonidos agudiza nuestros sentidos y nos provee una nueva capacidad de adaptación al medio, donde el cerebro ejerce un mayor control.
  • Está demostrado que los músicos poseen una corteza cerebral más grande que quienes no saben tocar algún instrumento. En este sentido, la cantidad de conexiones neuronales de alguien que sepa ejecutar alguna pieza musical es sustancialmente mayor a la de una persona que no conoce de música.
  • Aprender música eleva nuestros umbrales de abstracción, permitiéndonos ver nuevas salidas ante potenciales problemas y estimular así la creatividad en todos los sentidos.
  • Saber interpretar un instrumento mejora la plasticidad cerebral y eleva la capacidad cognitiva de los sujetos.

¿Se nace o se hace un músico?

Aunque la frase “tener dedos para el piano” apunta a un hecho algo más genético de las habilidades musicales, no hay datos que sugieran la supremacía de la herencia genética en este sentido. Y si bien sí hay una correlación positiva que señale que si nuestros familiares han sido músicos nosotros seguramente tendremos dotes al respecto, tampoco es menos cierto que quien no posea estos antecedentes familiares no pueda aprender música. Mientras existan las ganas, el trabajo constante y el gusto por el instrumento en cuestión o la disciplina en general, siempre se podrá aprender a interpretar música.

Personas en coma son conscientes de su entorno

Una de las preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez es si las personas en estado de coma están realmente del todo desconectadas de su entorno y si estas son o no capaces de percibir los estímulos que los rodean. Ciertamente, es una duda que inquieta bastante, aún más si pensamos que muchas de las políticas públicas apuntan hacia la apertura de la población hacia la donación de órganos, algo que se realiza mientras el donante está aún con vida pero en estado vegetativo o en coma.
 
¿Y qué sucede si estoy en coma, consciente de lo que ocurre a mi alrededor y extraen mis órganos para ser donados? Claramente, si llegase a suceder eso, no tendríamos cómo entregar nuestro testimonio. Sin embargo, diversos estudios sostienen que quienes se encuentran en coma sí con capaces de conectarse con su entorno y percibir todo tipo de estímulos.
 
En efecto, hay datos sólidos de personas que tienen recuerdos lúcidos de sucesos suscitados mientras ellos han estado en coma, algo que echa por tierra la idea de que ellos están del todo inconscientes y que sí perciben lo que ocurre a su alrededor además de ir creando recuerdos de cada uno de los sucesos vividos en este estado.
 
Por ello, los estudios realizados en personas en coma son cada vez más frecuentes y, en todos ellos, se busca establecer la conexión entre un estado de consciencia y la incapacidad para ejecutar movimientos. Al respecto, se cree que la región cerebral del hipotálamo es la responsable de funcionar como puente entre los estímulos externos y la ejecución de órdenes a nivel motor, por lo que las investigaciones actuales se centran en esta zona cerebral.
 
Idealmente, se espera llegar a resultados concluyentes y alentadores que no sólo permitan decir tajantemente que el coma no es sinónimo de inconsciencia y que, por ello, solucionando cierto desajuste cerebral pueda volverse “a la vida” a quienes se encuentran en este estado que, hoy por hoy, resulta todo un mundo desconocido.

Estar borracho y estar enamorado tienen efectos similares en el cerebro

Estudios ingleses han llegado a la conclusión de que el cerebro se comporta de manera similar cuando se está enamorado y cuando se está borracho. Y aunque para muchos esto es algo más que obvio, lo cierto es que existe un fundamento científico que explica aquello.
 
La culpable de esta curiosa similitud es la oxitocina. Conocida también como la hormona del amor, la oxitocina es una hormona secretada en el hipotálamo y que se relaciona fuertemente con los patrones sexuales y conductas sociales como la generosidad, el altruismo o la confianza.
 
Asimismo, esta hormona es la que se dispara a niveles altísimos cuando las mujeres dan a luz a un bebé incrementando el vínculo a nivel psicológico entre la madre y el recién nacido, permitiendo mejores condiciones para el apego y la futura relación entre estos. Pero tal vez lo más interesante de la oxitocina es que también estimula una serie de circuitos neuronales en la zona prefrontal del cerebro y en el área límbica actuando como una especie de moderador de la conducta e inhibiendo sensaciones como el miedo, el estrés o la ansiedad.
 
 
En otras palabras, tanto el alcohol como la oxitocina tendrían efector similares en el cerebro, estimulando receptores neuronales que se encuentran asociados entre sí y que nos incitarían a tomar riesgos tal vez innecesarios en ciertas situaciones: enamorarse y estar borrachos nos llevarían a actuar de maneras extrañas, haciéndonos valientes en momentos donde quizás no sea conveniente hacerlo.
 
Sin embargo, la asociación entre ambas sustancias, la oxitocina y el alcohol, llega incluso más allá ejerciendo cierta conexión psicológica y conductual que podría explicar el hecho de beber una copa de vino en una cita o por qué, al estar borrachos, podemos encontrar súbitamente más atractiva a la otra persona.

Las clases de música repercuten en el desarrollo del cerebro

Un reciente estudio desarrollado en la Universidad Northwestern de los Estados Unidos sugiere que la instrucción musical a nivel escolar incide en el mejoramiento de las respuestas del cerebro al sonido así como también agudizar el oído y pulir las habilidades de lenguaje.
 
En el estudio, se trabajó con un grupo de 40 estudiantes de secundaria de la ciudad de Chicago, quienes asisten a colegios donde la mayoría de los alumnos pertenecen a familias de bajos ingresos económicos. Así, durante 3 años, los jóvenes participaron de la investigación que duró hasta el último año de su educación secundaria.
 
Para ello, el grupo de jóvenes se dividió en 2, donde una mitad participó durante los tres años en talleres de entrenamiento del Cuerpo de Oficiales de Reserva Junior (ROTC) mientras que la otra mitad asistió a talleres de música, ambos dictados dentro de sus respectivos colegios.
 
 
Al finalizar las pruebas y tras analizar la información recopilada durante todo este tiempo, se reveló que el grupo que asistió a los talleres de música evidenció una madurez más rápida y acabada en relación a la respuesta cerebral al sonido y una sensibilidad ante los detalles de éste.
 
Del mismo modo, si bien todos los jóvenes mostraron progresos lingüísticos, nuevamente los jóvenes que cursaron los talleres musicales pudieron desarrollar mejores habilidades en este plano que los del grupo que asistió a los talleres de ROTC.
 
 
Las conclusiones ponen de manifiesto la importancia de las clases de música dentro de la malla curricular secundaria, añadiendo que si bien quizás no se consiga formar grandes maestros del área, sí se fomentará el desarrollo cognitivo en otros aspectos que les permita a los estudiantes rendir de mejor manera en su vida académica no sólo en el colegio sino también en los cursos superiores.

Adderum pastillas para aumentar la inteligencia ¿mito o realidad?

Utilizar el cerebro en su máximo potencial y conseguir con ello capacidades sorprendentes es tal vez uno de los sueños más manoseados por el ser humano. Mucho se ha insistido acerca del bajo porcentaje que ocupamos de nuestro cerebro y más aún se ha especulado en relación a lo que seríamos capaces de hacer si es que llegásemos a usar ese gran porcentaje restante.
 
Sin embargo, aquello de que el ser humano solamente usa un 10% de su cerebro (algunos señalan que es un 25%) es solamente un mito sin soporte científico alguno. Contrario a la creencia popular, numerosos estudios echan por tierra la idea de aquel famoso 10% que hasta es utilizado con frecuencia en anuncios publicitarios. Sea como sea, existe esa curiosa sensación de que efectivamente no ocupamos todas nuestras capacidades cerebrales, algo que al mismo tiempo sirve como una especie de motor que nos alienta a buscar cómo sacarle mayor rendimiento a nuestro órgano madre.
 

Explotando potencialidades del cerebro humano

 
A pesar de comprender que la idea del uso del 10% del cerebro es sólo un mito, cada uno de nosotros ha pensado siquiera alguna vez en la vida en la posibilidad de realizar muchas más tareas de las que somos capaces, incluso volcándonos al campo de lo metafísico y argumentando sin la menor base que hasta podríamos volar, mover objetos con la mente o comunicarnos telepáticamente.
 
Fuera de lo paranormal, nuestro cerebro sí constituye el pilar de una serie de procesos psicológicos que rigen nuestro comportamiento desde que llegamos a este mundo. Y aunque el factor hereditario es responsable en gran medida de aquello, la parte ambiental dictamina al menos un 50% de lo que somos. Sin entrar en la clásica discusión que contrapone conceptos como la natura vs. nurtura, es válido pensar que cualquier persona es capaz de realizar cualquier cosa. Si Einstein pudo, ¿por qué no nosotros?
 

“Sólo utilizamos el 10% de nuestro cerebro” es atribuida erróneamente a Albert Einstein. No obstante, como ya señalamos, no existe evidencia alguna que esto sea así y, en su lugar, decenas de estudios demuestran con total precisión que el ser humano sí ocupa todo su cerebro.

 
Ahora bien, si efectivamente utilizamos todo nuestro cerebro, ¿lo que somos es todo lo que podemos ser? Con ello, volvemos al punto anterior de los procesos psicológicos, del factor hereditario en nuestras capacidades y del rol que juega la crianza y el medio en el cual nos desenvolvemos.
 
Entonces, cuestionamientos sencillos como de si el genio nace o se hace aparece con fuerza ante esta interrogante. Así que, para dejar a “ambos bandos” en igualdad de condiciones, diremos que la herencia y el ambiente tienen un 50% de importancia cada uno, dato incluso aceptado por la ciencia en su afán de explicar la conducta humana.
 
Sin embargo, si nos ponemos a pensar un poco más, podríamos imaginar cómo habría sido la vida de Roger Federer si éste hubiese nacido en Nigeria o si Diego Maradona hubiera tenido un mejor pasar económico en su niñez. ¿Habrían sido ambos personajes estrellas en sus respectivos deportes?
 
Poniendo las cosas un poco más difíciles, ¿podría llegar a ser cualquier niño tan bueno como Maradona para el fútbol? Quizás, ni hasta en las mismas condiciones ambientales esto sería posible, por lo que todo queda en una mera especulación donde la imaginación es lo principal. Total, soñar es gratis.
 
 

Maximizando las capacidades de cada uno

 
Está bien, todos nacemos con un determinado potencial cerebral que llamaremos “dote de nacimiento”. Llegamos a este mundo con una cierta dote en nuestro cerebro que nos permitirá explorar algunas áreas de desempeño y nos dificultará en otras. Más allá de esta dote de nacimiento, existen herramientas psicológicas que todos podemos llegar a cultivar: la paciencia, la concentración y el control de la ansiedad, entre muchas otras.
 
En una sociedad frenética como la actual, sin dudas, aspectos como los ya mencionados tienen un hándicap notable. Cualquier persona que consiga desarrollar de buena forma estos recursos psicológicos podrá funcionar de mejor manera ante las exigencias del entorno adaptándose apropiadamente de lo que le rodea.
 
Extrañamente, por más que alguien diga “no puedo concentrarme”, esa misma persona sí ha podido llevar su concentración a niveles extraordinarios en determinados momentos de su vida. Asimismo, todos nosotros sabemos que sí somos capaces de controlar la ansiedad o mantener la paciencia si es que así lo proponemos.
 
Entonces, ¿cómo llevar cada uno de estos recursos psicológicos a un nivel constante siempre? Evidentemente, si conseguimos concentrarnos sin la menor dificultad, todas las tareas que nos propongamos resultarán sencillas y podremos ejecutarlas fácilmente, como si todo fluyera. Y es esto lo que muchos interpretan como utilizar el porcentaje restante de nuestro cerebro que, aunque en estricto rigor no lo sea, sí da paso a una serie de nuevas potencialidades que tal vez ni siquiera sospechamos en nosotros mismos.
 
 

La promesa de Adderum es el aumento del coeficiente intelectual

 
Hace algunos años, una poco brillante película Hollywoodense nos mostraba a Bradley Cooper en Limitless como un personaje capaz de realizar maniobras sobrenaturales sólo con la ingesta de una píldora. Seguramente, muchas personas acudieron a la web por si acaso encontraban a la venta dicha pastilla mágica, algo absurdo puesto que se trata sólo de un film de ficción y nada más.
 
Sin embargo, hoy en día toda aquella ficción cinematográfica parece volcarse a la realidad y, como si fuese parte de un sueño, sale al mercado una píldora que promete hacernos alcanzar nuestro máximo potencial cerebral. Bajo el nombre comercial de Adderum, esta pastilla garantiza llevar al ser humano a su máximo nivel de concentración permitiéndonos optimizar todos nuestros recursos psicológicos y, con ello, abriéndonos una nueva gama de posibilidades que ninguno de nosotros siquiera sospecha que poseemos.
 
¿Realidad? ¿Ficción? Lo cierto es que ya existen decenas de sitios en la web que dicen contar con el stock de dicho fármaco que, a pesar de no saberse prácticamente nada al respecto, ya hay voces circulando que señalan su gran poder a la hora de maximizar todo nuestro potencial cerebral y que sus efectos no son nocivos a la salud en ninguna medida.
 
Obviamente, el nombre de Adderum algo tiene que ver con el clásico Adderall, medicamento utilizado en el tratamiento de la hiperactividad y, en algunos casos, como potenciador cognitivo elevando los niveles de concentración en quienes lo consumen. Pero, sea como sea, lo de Adderum resulta completamente nuevo y, quién sabe, si llegase a ser cierto, podría ser la nueva droga que cambiaría los horizontes actuales sobre los que se basa nuestra sociedad.
 
 

¿Mito o realidad?

 
El hecho de que se desconozca por completo si Adderum es efectivamente un fármaco o sea sencillamente un absurdo SCAM, nos insta a señalar que quienes anden en busca de esta píldora se abstengan de adquirirla en el mercado online. Lo más probable es que todos quienes digan comercializarla solamente busquen quedarse con tu dinero y así, obviamente, perderías esa inversión que realizas.
 
Por otra parte, si te atreves a comprarla y todo resulta ser cierto, te solicitamos nos escribas contándonos tu experiencia y, de esta forma, orientes a nuestros lectores acerca de los riesgos y beneficios que traería (potencialmente) el consumo de Adderum.

© 2019 Enciclopedia Navarra

Contacto   Aviso Legal   Política de privacidad y cookies