El efecto McCollough

El efecto McCollough

A pesar de que sus implicancias sean conocidas por todos, lo cierto es que tal como se le concibe desde la ciencia, el efecto McCollough es relativamente desconocido. Curiosamente, si das una vuelta por la web buscando algo de información al respecto, te encontrarás con diversos sitios donde incluso señalan lo peligroso que puede resultar para el cerebro, algo completamente absurdo puesto que la misma autora del mencionado efecto expone en su teoría una especie de “antídoto” para contrarrestar el efecto que produce. Pero, ¿qué es el efecto McCollough?

¿Qué es el efecto McCollough?

 
Corría el año 1965, y la psicóloga norteamericana Celeste McCollough descubrió que, tras mirar durante algunos segundos una rejilla horizontal roja y una rejilla vertical verde, al cambiar la mirada a una rejilla horizontal y vertical en blanco y negro, las bandas horizontales aparecen como verdes y las verticales de color rosa.
 
De esta forma, se registra por primera vez en la historia este curioso efecto visual, llamado así por el apellido de la psicóloga que lo “creó” y que hasta el día de hoy es utilizado incluso como base de ciertas campañas publicitarias en todo el mundo. No obstante, una ola de prejuicios y misterios rondan este efecto, catalogado por muchos como peligroso para el cerebro.

¿Modificación cerebral?

 
Hay sitios en la web que se atreven en conjeturar una supuesta modificación cerebral producida tras ver las rejillas antes mencionadas. Te damos la posibilidad de que compruebes tu mismo y experimentar el efecto McCollough directamente visualizando el vídeo .
 
Afortunadamente, aquello de los peligros para el cerebro y la modificación neuronal que algunos exponen es completamente falso. De hecho, para revertir el efecto basta con mirar las mismas imágenes pero inclinado en 90°, de modo tal que todo volverá a la normalidad.
Aún así, el efecto McCollough puede durar días e incluso meses, por lo que recomendamos cautela si deseas someterte a este cambio en tu forma de percibir los colores. Por supuesto, si te atreves al experimento, cuéntanos cómo te fue y comparte con nosotros y el resto de los lectores tu experiencia.

© 2019 Enciclopedia Navarra

Contacto   Aviso Legal   Política de privacidad y cookies